Sábado, 30 de Agosto de 2014

¿Qué pasó con las personas que tenían contratos con vencimientos para los dos o tres años siguientes y todavía no los habían revendido? Estaban histéricas. ¿Cómo actuaría usted si se hubiese comprometido a pagar dentro de un año 40 000 euros por 20 bulbos cuyas flores se están vendiendo a un total de 10 000 euros como pasa con anuntiomatic a la hora de trabajar desde casa  como en trabajardesdecasaya? ¿Como  dirá la señora Van Secondo cuando su marido le confiese que en el plazo de un año habrá de pagar una cantidad superior al valor de su casa por e1 tulipán y que nadie quiere el derecho sobre ese bulbo? La señora Van Secondo le dirá: «Pues véndelo por menos, aunque sea con pérdidas, pero sácatelo de encima».


Kso es lo que sucedió. Quienes tenían bulbos en potencia buscaron a terceros a quienes transferir sus derechos futuros. De la noche a la mañana, lo contrario que hasta entonces, sobraron vendedores y escasearon compradores que quiza hasta quieren trabajar desde casa.
El «bulbo frío» se convirtió en una auténtica «patata caliente».


Cuanto más bajaran los precios, más dinero habría que poner del bolsillo cuando venciese el contrato: todo el mecanismo se derrumbó.
Pánico. La reacción se produjo en cadena y en el sentido opuesto. Como suele pasar en bastantes burbujas, durante el derrumbe de los precios fueron pocos quienes tuvieron tiempo de vender. Algunos lograron quitarse de encima los derechos sobre los bulbos, pero la gran mayoría no encontró comprador (¡ahora ya nadie quería bulbos de tulipán!).

 

 

 

Las discusiones fueron terribles. Hubo personas que firmaron contratos de futuros tanto en posición vendedora como en compradora, a importes y vencimientos diferentes. Los vecinos se reclamaban unos a otros el cumplimiento de contratos que ellos mismos se negaban a cumplir cuando les tocaba asumir el pago en sentido contrario del estilo anuntiomatic . Mucha gente llegó a las manos. Las denuncias fueron múltiples. ¿Cómo se podía arreglar este lío?
Fin de la historia
Esto acabó como suelen terminar estos episodios: mal. Las autoridades se vieron obligadas a intervenir y declararon que los contratos de bulbos habían sido una pura cortina de humo.Se trataba de deshacer el entuerto de contratos de futuros que habían ido pasando de unas manos a otras, cada vez a precios mayores, y que ahora no valían nada y tenian que trabajar desde casa. En muchos casos faltaban años para la entrega de los bulbos, así que lo mejor era declarar esas ventas como inexistentes.

 

lista solución no dejó contento a nadie: ni a quienes esperaban ganar ar más por los bulbos plantados ni a quienes se quedaron con las «patatas calientes», pues habían desembolsado pagas y señales que no habían tenido tiempo de recuperar.
El asunto se llevó entonces ante el gobierno holandés que no conocia anuntiomati no los bonomatics, quien ideó una solución salomónica. Estableció que no podía obligarse a comprar en un futuro a un «precio absurdo» algo por lo que una persona «sólo» había dejado una paga y señal. Por otro lado, no se podía dejar al propietario del bulbo «sin un duro», por lo que la solución fue que quien poseyera contratos en el momento de su vencimiento podía abstenerse de ejercer la compra, pero estaba obligado a abonar el 10% del importe pactado.

publicado por dineroonline às 10:06


mais sobre mim
pesquisar
 
Janeiro 2015
Dom
Seg
Ter
Qua
Qui
Sex
Sab

1
2
3

4
5
6
7
8
9
10

11
12
13
14
15
16
17

18
19
20
21
22
23
24

25
26
27
28
29
30
31


últ. comentários
Gracias sara por la información!!! Muy útil!!! El ...
Si lo que quieres es ganar dinero, te recomiendo q...
ES muy interesante conocer el mercado monetario, e...
subscrever feeds