Sábado, 08 de Dezembro de 2012

Los préstamos rápidos están experimentando un crecimiento notable y los meses de diciembre y enero son los más activos en este aspecto, mostrándose como los más importantes para realizar estas operaciones. En este caso, lo habitual es que el dinero no viene de los bancos sino de empresas dedicadas a la gestión de préstamos personales rápidos, siendo ellos mismos los que aportan directamente el capital al cliente.

Uno de los factores que más frena al cliente a solicitar este tipo de préstamos es el alto interés a pagar, que en comparación a los préstamos tradicionales -que rondan el 9%-, se cifran en unos niveles de interés que puede alcanzar cotas superiores al 25%. Por lo tanto, un préstamo tradicional de 6000 euros puede suponer un capital a pagar de unos 6500 añadiendo los intereses, mientras un préstamo rápido de igual valor puede acabar costándonos más de 7000 euros en tan sólo un año. No obstante, el tipo de interés depende en gran medida del nivel económico del cliente, así como de la cantidad solicitada y el número de plazos, por lo que se estima que por lo general la media de interés ronda entre el 7% y el 20%.

Por otro lado, los beneficios de este tipo de préstamos personales rápidos estriba en su inmediatez de entrega, así como la facilidad de concesión del préstamo, en contraste con las exigencias asociadas a préstamos convencionales. Este hecho condiciona al llamamiento de los llamados "malos pagadores", que ven en estos préstamos una salida rápida a sus ahogos económicos, pero que después esquivan a la hora de pagar. Condiciones como la simple presentación del DNI del solicitante y sus tres últimas nóminas contribuyen a que la cifra de este tipo de personas ascienda a aproximadamente un 30% del total de préstamos rápidos solicitados. Esta cuestión a su vez, obliga a las empresas dedicadas del sector a pedir un aval antes de dar paso a la operación y así conceder el importe solicitado.

 

 



Aunque parezcan llamativos en principio, lo más recomendable es huir de este tipo de préstamos rápidos que no suponen más que un remiendo temporal para nuestros bolsillos. Si hacemos cálculos nos daremos cuenta que "aquí hay gato encerrado", y que los intereses añadidos a la cifra solicitada son tan exageradamente altos que acabaremos asestando otro golpe más a nuestro poder adquisitivo, más que colaborar a enriquecerlo. Antes de acudir al llamamiento del mensaje "vive fácil" que transmiten inicialmente los préstamos personales rápidos, quizá debamos considerar una renegociación con nuestro banco habitual con el fin de obtener un préstamo tradicional coherente y menos destructivo para nuestra economía si valoramos el conjunto.


Una crisi de hipotecas ninja


El autor utiliza una caja de ahorros imaginaria, la caja de San Quirico (inspirada en la localidad barcelonesa de Sant Quirze de Safaja), cuyos clientes confían su dinero sin tener ni idea de que al otro lado del Atlántico se ofrecían “hipotecas subprime” a clientes “ninja” (no income, no jobs, no assets); o sea, sin ingresos, sin empleo fijo y sin propiedades.

 

Ahora este ex-profesor ha conseguido que todos los medios se fijen en él y aprendamos un poco más sobre el origen de esta crisis.

publicado por dineroonline às 16:09


mais sobre mim
pesquisar
 
Janeiro 2015
Dom
Seg
Ter
Qua
Qui
Sex
Sab

1
2
3

4
5
6
7
8
9
10

11
12
13
14
15
16
17

18
19
20
21
22
23
24

25
26
27
28
29
30
31


últ. comentários
Gracias sara por la información!!! Muy útil!!! El ...
Si lo que quieres es ganar dinero, te recomiendo q...
ES muy interesante conocer el mercado monetario, e...